14.1.17

Para qué sirve el botox? ¿para tanto?

Olvídese de las arrugas. Botox se utiliza ahora para tratar las migrañas, depresión, espasmos de los ojos, vejigas hiperactivas, palmas sudorosas y más, algunos lo llaman una maravilla de la medicina: otros advierten que los riesgos siguen siendo desconocidos. Dentro de la explosión del negocio y la extraña ciencia del botox.

Tan de moda está el botox para todo, que la revista Time le ha dedicado una portada de enero. Además de para mejorar la cara por el envejecimiento, relleno arrugas con sumo cuidado, para no caer en esos adefesios con labios de mono que a veces desfiguran a famosas que no saben envejecer, en los últimos años se está empleando para tratar la depresión, algunos problemas de corazón, las migrañas con inyecciones de botox en la cabeza, la disfunción eréctil, problemas de la vejiga, en oftalmología, para los dolores de espalda inespecíficos, incluso los sudores de las manos, los tic nerviosos, el babear tras algunos tipos de ictus y hasta casi 800 problemas.

Algunos lo llaman una maravilla de la medicina: otros advierten que los riesgos siguen siendo desconocidos. No queda claro si realmente cura o es una droga que mentalmente nos hace creer que efectivamente nos cambia el cuerpo desde el estética y de forma real a través de mecanismos que todavía no dominamos del todo. De momento su negocio es mayor de lo que nos podemos creer. Siempre, infórmese por un buen especialista, antes de terminar en manos de gente inexperta.
Algunos de los problemas menos frecuentes que son tratados con botox destacan el parkinson, discinesias tardías, distonía lingual, tartamudeo, esclerosis múltiple, mioclonías (espinal, de origen periférico, palatales, del oído medio, oscilopsia), síndrome del hombro rígido, síndromes dolorosos por contracción muscular, dolor fibromiálgico, cefalea (cervicogénica, tensional, bruxismo, asimetrías faciales vaginismo y obesidad, entre otras.

1.1.17

8 propósitos sencillos para el Año Nuevo

Acabamos de entrar en un nuevo año, pero podríamos estar entrando en un nuevo proyecto, en un nuevo espacio vital, en una nueva actividad. Daría igual, de lo que se trata es de admitir que si has llegado hasta aquí, estás con fuerzas nuevas, con ganas de iniciar nuevos propósitos, actividades, energías. Con deseos de ser más optimista, de estar mejor contigo misma, de lograr que tus actividades sean más placenteras.

Muy bien. Veamos algunas pequeñas ideas para iniciar esas nuevas labores, estos nuevos caminos, que sirven para todo tipo de personas. Tan solo es necesario que se desee ser un poco más feliz en tus peleas diarias con la vida.

¿Te has planteado iniciar algunos cursos nuevos para estar actualizado en tus conocimientos, sabiendo que cada puerta que se abre nos ofrece nuevos aires?

¿No crees que leer al menos 15 minutos todos los días es muy interesante, pues te abre nuevas posibilidades y aprendizajes? Elige el tipo de libros que tú desees, incluso elige al azar en una biblioteca pública y prueba con autores o temas que nunca creerías que te podrían interesar. Los libros no están siempre para ser acabados.

¿Qué te parece si te inicias como voluntario o voluntaria en alguna actividad de tu barrio? No te ates desde el principio, sino solicita ir conociendo lo que se hace y de qué forma puedes colaborar. No debes atarte de entrada, sin conocer bien de qué se trata.

¿Y dedicarte algo más de tiempo para tí mismo, para hacer deporte, para descansar, para recuperar ciertos momentos de soledad? ¿Y para el sexo con tu pareja?

¿Y si te organizaras la vida un poco mejor, escribiendo sobre un papel tus actividades y saber borrar algunas, para evitar ciertos componentes de estrés que no te aportan nada?

¿Y si de verdad aprendieras a decir NO con un poco más de facilidad? hay que saber limitarse y limitar las influencias de los demás, para que te respetan mejor.

¿Y si incluyes entre tus amistades alguna persona nueva pero que te ofrezca algo más de positivismo, de alegría, de optimismo?

¿Y si admitieras que es posible equivocarse, que no pasa nada malo y que de los errores se aprende?

Son simplemente ocho hábitos positivos, que te pueden ayudar a ver la vida con otro color. En sí mismos no resuelven nada de forma urgente, pero si logramos cambiar hacia esos conceptos simples, veremos como somos capaces de entender mejor la vida, pues entenderemos que no es tan importante todo lo que nos queremos exigir a nosotros mismos.

23.12.16

Regalos baratos, que no cuestan dinero

Fijaros qué cinco regalos tan sencillos, tan simples, tan baratos. Escuchar a los que nos rodean, entregar una sonrisa, dar más cariño, ser más gratificante con todos los que nos acompañen, hacer algún favor a los que lo necesitan, dar un abrazo de árbol, saber que cada día es único. Regalos baratos, que no cuestan dinero.

21.12.16

“Siembra” es una palabra fabulosa

Ayer ví este escaparate en una librería católica. Me pareció atractivo y válido y por eso lo traigo. Y vamos a matizar. No voy a defender ninguna religión, cada uno cree y practica con lo que tiene fé y quiere. Lo que no quita que muchas de sus ideas o planteamientos sean válidos para las personas, crean en una religión o en la contraria.

“Siembra” es una palabra fabulosa. Es el comienzo de algo, es creer en lo que haces, es tomar partido y decidir hacer. Puedes sembrar ideas o perdones, pero también trabajos y apoyos, ayudas y abrazos. Sembrar es creer en que se recogerá fruto, en que te vas a obligar a regar y abonar.

Me da igual, nos da igual a todxs, que siembres desde ópticas religiosas, sociales o políticas. Si siembras de buena fé, con ganas de trabajar por lo que siembres, si eres emocionalmente inteligente, deberemos aplaudirte. Nunca está garantizado el éxito, pero siempre dependerá de tí. No crean en los ángeles que viene volando, los ángeles los tienes que buscar, llamarlos con fuerza y traerlos para que ayuden en tu trabajo.

Esos Ángeles icónicos con alas y además espadas o lanzas, no sirven. Emplear las herramientas de matar para querer convencernos de que son enviados de la bondad, es una falsedad total. Los ángeles de verdad no se les nota, son sinceros pero también callados y no hacen ruido. Emplean la fuerza de su trabajo.

16.12.16

Adicción compulsiva a las compras. Un serio problema


La imagen no tiene nada que ver con el texto que viene a continuación
El primer paso para solucionar un problema, es admitirlo. Y todo tipo de adicciones son un problema. Un serio problema que nos resta libertad. Y no estamos hablando solo de las adicciones en forma de drogas más o menos duras, sino de muchas otras adicciones en las que caemos sin darnos cuenta de su poder de robarnos libertad personal a cambio de felicidad artificial.

Pensamos que con ello vamos a ser más felices. Pero no es así. Si eres por ejemplo adicto a las compras, la felicidad te durará minutos, horas quizás, pero no será eterna. Tener más vestidos o zapatos, tener un modelo de cada color..., es necesario? Algunas personas piensan que esa compra va a llenar un hueco que no tienen, o que por tener tal o cual cosa la gente les respetará más. Y no. No es así.  Nos mueven en el consumismo desaforado para robarnos nuestras horas de trabajo que vendemos por pocas monedas, a costa de cosas en las que ellos ponen los precios para seguir ganando mucho dinero con la trampa que nos ponen.

Llenar el tiempo vacío en comprar, en tomar el café más caro del bar, no sirve de nada si por dentro sabes que no te beneficia. Que cuando pases la tarde de tiendas y vuelvas a casa llena de bolsas, descubrirás que tienes tres bolsos del mismo color que el que has comprado y dos camisas aún sin estrenar, ¡y acabas de comprarte dos camisetas que estaban de oferta! Has caído en el consumismo programado.

Un 3% de la población padece adicción compulsiva y grave a las compras, según expertos del hospital Quirón.



El perfil del comprador compulsivo ronda los 40 años y afecta en mayor medida a las mujeres.



Este trastorno afecta a dos tercios más de mujeres que de hombres, pero además casi un 40% de los españoles compran más de lo que necesitarían.

Hay casos en los que está adicción sustituye de manera inconsciente una carencia de algo que nos haga feliz o llene nuestro tiempo. No olvidemos que muchas veces, las personas adictas no son conscientes de ello, y cuando se dan cuenta quizás es porqué no tienen una fuente de ingresos que les permita gastar sin parar. Pero las personas con poco dinero también se pueden convertir en compradoras compulsivas sin control, para eso se inventaron “los chinos” los “todo a cien” o las tiendes outlet.

Si empiezas a ver tiendas, pero tú mism@ te planteas, te preguntas en ru diálogo interior: —“Buuuuf si es que tengo de todo”; “ ¿y este trasto para que lo quiero?—. O incluso si buscas algo diferente a ir de compras con lo que llenar tu tiempo, puede que empieces a superarlo.

No olvides que toda ayuda es poca en estos casos y que como decía al principio, tener más vestidos que nadie no te hace más feliz. Quizás es mejor tener un solo vestido  y cien amig@s con los que salir a lucirlo.

Laura Puente Ajovin
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...