27.10.12

¿Para qué sirven las trampas del consumismo y las deudas?

Vamos a preguntarnos algunos asuntos de importancia. Vivimos en un mundo que nunca hasta la fecha ha tenido tantas posibilidades, nunca con tanta riqueza. Pero está en pocas manos, el reparto de las bondades del sistema está muy mal distribuido, y cada vez somos más los que no podemos acceder a los beneficios de un mundo occidental.

¿Qué es una buena vida y qué nivel de riqueza necesitamos?
¿Cómo nos organizarnos para qué esto ocurra?
¿Cuanto necesitamos para ser felices?
¿Seremos capaces de parar en la búsqueda de más, para cambiarlo por la búsqueda de mejor?
Nos obligan a consumir, si, nos obligan con las publicidad, con el sistema organizado para ello, hasta convencernos de que no son ellos los que nos obligan, sino que somos nosotros los que nos obligamos en nuestro derecho a la libertad. Es un sistema perfecto. Consumimos más de lo que realmente necesitamos, tiramos mucho de lo que está bien, recambiamos excesivas cosas que funcionan, creemos que lo nuevo es mucho mejor simplemente por ser nuevo.
Para consumir mucho hay que trabajar mucho. Si trabajamos mucho los beneficios que se quedan las grandes empresas son más que si trabajamos poco. Esto nos debería importar poco. ¿Pero nosotros tenemos más beneficios si trabajamos mucho para consumir mucho?
Somos envidiosos, avaros en poseer, prepotentes demostrando a los demás que SI tenemos lo que ellos no pueden tener. Hemos caído en la trampa de intentar demostrar desde fuera que somos más, por que tenemos más de lo que se ve desde fuera. No valoramos nada de lo que se puede tener por dentro y que no se ve. Precisamente de todo eso que no cuesta tanto consumir, tener, poseer.
Y si es posible, además, todo está preparado para que seas deudor de una cantidad suficiente como para tenerte sujeto y quieto en la sociedad sin poderte quejar. Nada produce más miedo, más temor social, que ser deudor de una cantidad importante, y así estarás sujeto durante años a un sistema creado para ello. Las deudas son tu cárcel. Y caemos con alegría y agradeciendo que nos permitan endeudarnos. Si, son listos, muy listos. Y nosotros un poco tontos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...