22.1.13

Nueve claves para vender el miedo, la ansiedad, la angustia

Toda persona tendrá que asumir riesgos en su vida. Los líderes; pero también las personas normales. Todos. Tú y yo. Así que tendremos que ir preparándonos para salir airosos de ellos.

Ante los riesgos los problemas más frecuentes son aguantar bien las críticas, el miedo a fracasar, asumir tus propias limitaciones e intentar conocer bien a los demás, para poder trabajar en equipo o incluso para vencerlos. Hay que crear una especie de coraza alrededor de nosotros, para sentirnos fuertes, saber defendernos, aumentar tus defensas.

Tú vales lo que vales, que no sabemos de momento cuanto es, pero que por mucho que te halaguen no es más, que por mucho que te critiquen no es tampoco menos. Los que te rodean puede calificarte, juzgarte y valorarte. Pero por mucho que te incidan sus opiniones, la verdad es que vales lo que ya valías antes de que te dijeran anda. Ni positivo ni negativo.


Tus decisiones pueden no gustar, seguro que no podrán gustar a todos, pero también es cierto que te gustarán a ti. Tú, vas a tomar las decisiones que consideres mejores en cada momento. Si te equivocas tendrás que revisar tu manera de decidir, pero lo harás por el fracaso, no por lo que digan de ti los demás. Los escucharás para aprender, pero no para sufrir.

En la vida no nos equivocamos, excepto si los resultados obtenidos no son buenos. No existen los errores, existen los resultados bueno o malos. Pueden ser resultados a corto plazo o resultados a largo plazo. Si crees que te estás equivocando, casi seguro que te estás equivocando. Pero eso no quiere decir que estés equivocado, tal vez sea que el camino emprendido no sea el mejor y que lo que debes hacer no es cambiar el lugar de la meta, sino el camino a recorrer. No el fondo sino las formas.

Todos nos equivocamos en las decisiones que tomamos. Sobre todo los que tomamos muchas decisiones. Es progresivo. Solo NO se equivoca quien NO toma decisiones. Pero muchas veces estos errores lo son por no saber vigilar bien los caminos emprendidos, no porque no sepamos a donde nos dirigimos.

Nadie es perfecto. Los que parecen perfectos tienen la suerte de NO ser perfectos. Todos actuamos con arreglo a patrones aprendidos por nuestra experiencia y es imposible no tener en nuestra mochila polvo, equivocaciones, sensaciones que no supimos valorar bien. Todos tenemos un margen de error que debemos asumir como inevitable. Somos humanos e imperfectos.

Tú elijes, así que reflexiona antes de decidir. Cada día eres más sabio, tienen más experiencia de vida, más carga emocional y más soluciones. El tiempo enseña y cura, te hace más fuerte, más listo para saber resolver problemas.

Si tienes dudas pregunta, consulta, habla, pide ayuda, escucha. Elije a una persona que esté centrada, que sea válida, que sepa mantener prudencia y secretos, que sea equilibrada. Necesitamos siempre a alguien que no deje reflexionar, pues las soluciones las debemos encontrar nosotros para creérnoslas bien. Del otro necesitamos LUZ; que no abra nuestros ojos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...