15.12.14

Dos formas de actuar en los negocios, el trabajo, las relaciones humanas

Vamos a realizar dos listas muy sencillas de entender, un decálogo de sensaciones y valores vitales.

Lista A:
Confianza
Seguridad
Sinceridad
Amor
Respeto
Escuchar
Aprecio
Empatía
Cooperación
Justicia
Ayuda
Compartir

Lista B
Codicia
Egoísmo
Envidia
Avaricia
Falsedad
Mentira
Inseguridad
Urgencia
Silencios
Desamor
Odios
Violencia
Injusticia

Estoy seguro que todos apreciaríamos la Lista A como la única buena. Que de la Lista B solo hablaríamos de errores sociales, de barbaridades, de insensateces. Pero lo cierto es que el sistema económico y social que nos hemos dado, el que tenemos por que así nos lo hemos encontrado y lo mantenemos y alimentamos, nos lleva a la Lista B. No es posible con nuestro sistema económico actual trabajar con pautas como las de la Lista A. Incluso nos siguen enseñando a funcionar desde los conceptos de la Lista B.

Todos queremos beneficios rápidos, sin darnos cuenta si eso supone quitarle los beneficios a los que nos rodean. Y siempre que es así, como no somos nunca la punta del vértice que toma las decisiones, aunque podamos quitarle a alguien sus beneficios —sean del tipo que sean—, seguro que otros alguien nos los están quitando a nosotros. Admitimos pues que estamos en una pelea constante por quitar a otros los que también nos quitan a nosotros.

Y si somos de los que perdemos, es decir, de los que estamos abajo, ¿por qué no nos ponemos a pensar, que siempre hay alguien con mucha más fuerza que nosotros, que es quien realmente nos gana siempre, y que este tipo de batallas están realizadas con trampas? Si somos capaces de analizar estas desigualdades de oportunidades de defensa, sabremos que hay que cambiar de lista a la hora de decidir cómo actuar.

El sistema actual nos manda trabajar con arreglo a la Lista B, para así obtener más beneficio. Pero desde la Lista B estamos perdiendo pues lo normal es que nuestra competencia también trabaje desde la Lista B, y también nuestros proveedores, nuestros bancos, el que nos alquila el local, incluso nuestros trabajadores que ya conocen estas teorías de juegos.

Tendremos los que piensan que si actuando con la Lista B perdemos, ni te cuento lo que sucedería si actuamos con arreglo a los conceptos de la Lista A. Pues eso con perdón, es creer que los que empleen la Lista A son seres inferiores y tontos. Y yo creo que no lo son, admitiendo que sin duda son diferentes.

Igual que decidimos que un cliente nos sobra por que nos ofrece una rentabilidad nula, nos puede sobrar por que sus formas de actuar no entran para nada en la Lista A y nos complica la vida. Cuando un cliente nos sobra, lo mejor es entregarlo a nuestra competencia, pues para perder nosotros con él, lo mejor por egoísmo (Lista B) es que pierda nuestra competencia. Pero también es posible que así el cliente aprenda a tener empatía con sus proveedores (Lista A) y por ello rectifique en sus formas o en sus precios.

Avisar eso si, que nadie ha dicho que esto sea sencillo. Pero seguro que es positivo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...