2.8.16

¿Qué es la zona de confort? ¿debemos salir de ella?

La “zona de confort” es esa posición mental y real que todos queremos alcanzar en la vida, en cada una de las actividades que realizamos a lo largo de la vida. La tendencia es ir hacia la zona de confort, donde nos sentimos más cómodos, tanto en la vida personal, como en los estudios, en el trabajo, en el deporte, en la vida amorosa, en los negocios, etc.

El ser humanos tiene en muchos casos (por no decir que en casi todos) una tendencia innata de ir en busca de una zona dentro de cada actividad, donde más cómodo se sienta. Pero ese punto, esa zona de confort, la marcamos nosotros. Y al llegar a ella, nos quedamos quietos, convencidos de que tenemos el máximo de bienestar posible. Creemos que hemos alcanzado la cima, que ya no somos capaces de seguir subiendo, de que el punto mejor y por ello más cómodo, es en el que estamos. Y en ese momento nos paramos y dejamos de seguir peleando, luchando por mejorar. Adaptarnos a ese punto que marca la “zona de confort”.

Pero estar en la zona de confort es negativo. Normalmente todo se mueve, todo lo que nos rodea se mueve, y si somos nosotros los únicos que nos quedamos quietos, nos superaran las expectativas y las situaciones. Estar en la “zona de confort” parece lo más cómodo, pero tiene el peligro de perderla, y sin duda el de admitir que podríamos hacer mucho más y por comodidad falsa, no lo estamos emprendiendo.

Pero el peligro más grande al alcanzar la “zona de confort” es el aburrimiento. Lo que hoy es bueno, positivo, si hemos llegado hasta allí con esfuerzos, sabemos que no nos va a durar mucho esa sensación de confort, pues el propio cuerpo nos va a pedir más y más. Es también humano. En el momento en que dentro de la zona de confort, te siente aburrido, apagado, es el momento de salir con urgencia. Tras el aburrimiento viene el apagarse las luces y el dormirse. Sí, en los laureles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...