Que los tontos no nos jodan el día. Hay muchos


El cartel, muy útil para esa recopilación mental de la Celtiberia Show que a veces nos persigue nos da un ejemplo básico de nuestro comportamiento si nos encontramos delante de un tonto, un violento, un sosainas, un jilipollas o un impertinente. Hay que defenderse de ellos o de ellas, pero sin alterarnos, con calma y sin que eso nos produzca ni dolor ni ansiedad. Los tontos abundan, a veces se notan más y otras menos, pero hay mucho tonto listo, y sobre todo hay mucho tonto que no sabe que es tonto. Incluso es muy posible que nosotros también seamos tontos. Pero da igual, en cualquier caso no debemos perder la calma y  no permitir que nos jodan el día.

Día Mundial de la Felicidad. ¿Queremos intentar atrapar la felicidad?


Cada 20 de marzo se celebra el Día Mundial de la Felicidad. Suena muy bonito pero cada vez es más complicado lograr una felicidad básica, no ya una gran felicidad sino una sencilla, para estar simplemente feliz.

La felicidad es algo que para cada persona es distinto y tiene un tamaño muy diferente. Para mí, felicidad es una llamada, una tarde de ocio, estar con mi familia o amistades, un viaje, y sin duda, claro, cualquier recuerdo alegre. Pero para cada persona cuando se piensa en "Felicidad" se imagina, seguro, u8n instante diferente. No es malo esto, así sabiendo que hay "muchas" posibles felicidades, podemos elegir e incluso ir cambiando a lo largo de la vida.

¿Y a tí, qué te hace feliz? ¿Puedes elegir estar feliz si te lo propones, simplemente queriéndolo? No es fácil, pero entrenándose algo se puede mejorar esa sensación, para que resulta más sencillo intentar alcanzar algo de una felicidad básica.

Pensemos.: ¿Sonreír? ¿Una buena música? ¿Una compañía agradable para ti? ¿Hacer feliz a los demás? ¿Saber detectar dónde está la belleza? ¿Pensar, escribir, hablar sobre la felicidad y la calma? ¿Saber estar más alegre? ¿Quererte un poco más? ¿Cambiar el color de tu ropa, de tu peinado, de tus uñas, de tus complementos? ¿Sabes distinguir las flores, las plantas por sus aromas? ¿Una buena cerveza, un buen plato cocinado con amor? ¿El sexo te hace feliz? ¿Un animal de compañía te puede ayudar? ¿Viajar de un lado a otro aunque sea con un libro? ¿Llamar a un amigo o amiga y charlar un rato?

Laura P. Puente Ajovín

Síntomas y signos corporales de la depresión


Hay personas que piensan que la depresión es —por decirlo de un modo fino— algo inventado por el enfermo, que quien la padece está fingiendo o se la inventa para llamar la atención o simplemente amplifica sus molestias. Este comportamiento de los que rodean al enferme le hace mucho daño, pues además de ser una enfermedad seria, a ojos de la persona que la padece la convierte en algo a lo que no hay que prestarle mucha atención.

Debemos echar un vistazo a la imagen que se adjunta arriba, para que quien piense que vivir deprimido/a es una opción, o que se cura de un día para otro, o que "dice que está cansado/a, porque no quiere hacer nada", no lo dice porque quiere, lo expresa porque se encuentra mal, porque no se siente con fuerzas, porque su cuerpo está sufriendo trastornos reales que muchas veces ni el propio enfermo los entiende.

Y lo último que necesita una persona así es que no le crean, que duden de lo que dice. En todo caso, hay que ser comprensivo, intentar animarle y estar a su lado si lo necesita. Esto último no siempre es así pues hay personas con depresión que prefieren estar solos, pero no en todos los casos es así. Siempre hay que consultar con profesionales para comprender la enfermedad y tratarla, pues tiene un tratamiento que aunque sea largo, a veces muy largo, funciona.

Laura P. Puente Ajovín

Prevenir en los largos viajes de avión el Síndrome de la Clase Turista

El Síndrome de la Clase Turista en los viajes de avión que superan las 3 ó 4 horas se basa en el riesgo de padecer trombosis venosa o embolia pulmonar en aquellos viajes de avión en los que permanecemos mucho tiempo sentados y sin movernos. Se llama "de Clase Turista" porque a las muchas horas de viaje se une el poco espacio que tenemos para movernos.

Para evitar que esto nos suceda en un viaje y se convierta en un problema de salud debemos seguir unos sencillos pasos:

 Realizar círculos con el tobillo, manteniendo la punta del pie en el suelo mientras estés sentado. Cada media hora es un buen ejercicio durante un minuto al menos

 Flexionar los pies, con el talón en el suelo y levantando la punta del pie, como complemento de los movimientos anteriores

 Subir y bajar las rodillas de forma alterna, con la espalda apoyada en el respaldo. Este es otro ejercicio que debemos hacer y además así nos entretenemos algo más en un viaje de excesivo tiempo. Por ejemplo los que hacemos para cruzar el Atlántico.

 Si es posible, realizar paseos cada una o dos horas. Por ejemplo ir al baño es un buen ejercicio simple, que permite que la circulación de la sangre se active un poco.

 Para el viaje hay que llevar ropa y calzado cómodos, que no sean muy ajustados y que sean usados de otras veces.

 Beber (mejor solo agua) con regularidad. Llevar preparado en el bolso unos caramelos por si notas una bajada de glucosa, y unos chicles si eres propenso a pequeños mareos.